Continuando con los preparativos

7 07 2009

Poco a poco voy preparando las cosas que tengo que llevarme, aunque la sensación de desconcierto es creciente. Simplemente me cuesta imaginar lo que voy a necesitar y temo acabarme olvidándome de alguna cosa importante, por lo que empiezo a sentirme algo inquieto. Aun así intento centrarme para aprovechar bien el tiempo que me queda antes de partir (apenas un mes y medio).

Las últimas semanas de exámenes y trabajos, que comportaron muchas horas de lectura y ordenador, me dejaron la vista algo trastornada, así que intento evitar estar demasiado rato delante del monitor. De todos modos mi capacidad de concentración continúa algo mermada y no me deja hacer algunas cosas como meterme más de lleno en los preparativos o estudiar japonés, pero bueno, espero que en unos días se me acabe pasando y pueda ponerme en ello.

Estos últimos días no he hecho gran cosa, la verdad. Fui a mirar maletas pero como no tengo idea del tema no me aclaré, así que lo tengo aún pendiente aunque espero solucionarlo esta semana. Algunas cosas que sí tengo, como avanzé en la anterior entrada, son la mochila y las toallas. La mochila realmente me hacía falta, ya que la mía, además de seguirme desde el instituto, ya tiene más agujeros que un gruyere y no es plan de ir así de haraposo por Japón. Por suerte encontré una que creo que me irá bien. Ligera, robusta, y encima puedo llevar el portátil en ella, creo que no se puede pedir más.

Sólo le falta el bolsillo de Doraemon

Sólo le falta el bolsillo de Doraemon

El tema de las toallas puede parecer una estupidez, pero quería comentarlo porque creo que la microfibra es un gran invento para los viajeros. Estas pesan menos de la mitad que las normales y ocupan nada y menos. A primera vista parecen gamuzas para quitar el polvo, pero por lo que he visto son realmente muy prácticas y me dejarán un espacio libre y valioso dentro de la maleta (no se si llenaré los 30 kilos permitidos pero prefiero ir sobre seguro).

Son toallas, de verdad

Son toallas, de verdad

Y poco más puedo decir por ahora. Hoy me he comprado un ratón para el portátil y me he preparado un compendio de diccionarios y libros de gramática digitalizados para lo que pueda pasar, nunca está de más ir preparado. Espero poder reemprender pronto el estudio para evitar que mi japonés se oxide aún más, ya que quiero disfrutar al máximo mi estancia, y ello depende en gran parte de mi facilidad para desenvolverme bien en japonés, algo que deseo profundamente.

Espero llevar noticias más interesantes en la próxima entrada, aunque ya sabéis que lo bueno empezará el 28 de Agosto. Así pues, ¡nos leemos hasta entonces!





Preparativos: Aparatos eléctricos

30 06 2009

No es fácil pensar qué es lo que puede necesitar uno para vivir 9 meses lejos de casa, y este es uno de los principales problemas que uno se encuentra al empezar con los preparativos. ¿Qué es importante?, ¿Qué es vital?, ¿Qué no me puedo olvidar de ningún modo?… Sinceramente, no tengo ni idea.

Así pues podríamos decir que he empezado por lo más fácil: cachivaches electrónicos.

Puede parecer que no es el tema más urgente a atender, pero hey, sin cámara ni PC no podría seguir con este blog, así que cierta importancia tienen (vale, aunque no tuviese blog también serían esenciales -cámara en especial- pero eso no viene a cuento). La cuestión es que como se trata de un número concreto de objetos es fácil tenerlo todo a punto en un período de tiempo relativamente corto. Así pues, mi lista es esta por ahora:

  • PC (el portátil, el otro pesa demasiado)
  • Cámara (en Japón sin una cámara no sería NADA)
  • Máquina de afeitar (no, no domino el arte de la Gillette)
  • Nintendo DS (fuente inconmensurable de diversión y diccionario)
  • MP3 (no music, no life)
  • Móvil (no lo voy a usar, pero por si a caso…)

También me iría bien un cargador de pilas para el MP3 peeeeero, los que tengo no me valen, así que tendré que buscarme la vida. Esto me lleva al tema de la electricidad en Japón. Mientras que en Europa usamos 220 voltios a 50Hz, en Japón se contentan con 110 voltios a 50/60Hz (60 en Kansai, dónde voy yo, un tema un poco arcáico el de la frecuencia en Japón…). A parte los enchufes son del tipo americano, con las patillas planas. En general no hay problema, porque casi todos los aparatos aceptan un ámplio rango de voltaje, y basta con unos simples adaptadores como los que he comprado esta mañana.

alta tecnología

alta tecnología

Así pues, todo bién ¿no? Pues no, porque el cargador de la DS (sí, fabricado por esa famosa empresa de Kyoto, la del fontanero) sólo acepta los 220 voltios europeos, por lo que para poder usarlo en Japón necesitaría un transformador o bien comprarme uno nuevo apto para ese voltaje. Creo que me decantaré por la segunda opción y una vez allí buscaré a ver qué tienen de barato (cruzemos los dedos). Señores de Nintendo, ya os vale.

Menos mal que el resto de aparatos no tienen ningún problema, incluso los de marcas europeas. Ese es el futuro, y no tener sistemas eléctricos, de codificación de DVDs y videojuegos, o de sistema de vídeo diferentes para cada país, pero bueno, ya se sabe que las leyes de la macroeconomía mandan, y contra eso no hay nada que hacer.

Panasonic 1, Nintendo 0

Panasonic 1, Nintendo 0

Y bueno, así está el tema por el momento. Si os ha gustado esta entrada no os perdáis la emocionante siguiente entrega, donde hablaré sobre mochilas y toallas. ¡Nos leemos!

つづく...