30 days to go

30 07 2009

Durante estas últimas semanas los días se me han hecho extremadamente largos e improductivos, aunque bien mirado esta característica es natural de las vacaciones de verano (almenos de las mías). Aun así las cosas van avanzando poco a poco, pero lo importante es que avanzan. El lunes recogí ya mi visado sin ningún tipo de problema, por lo que me saqué de encima uno de los muertos más gordos (lo que equivaldría a unos 200 kilos :P). Al fin y al cabo el trámite fue más sencillo de lo que parecía. A pesar del espectáculo que me montó la mujer del consulado por llevar una foto más pequeña que el recuadro del formulario, no hubo ningún contratiempo, algo que ya me imaginaba (pero sin dejar de cruzar los dedos).

Como no había visto antes ningún visado tenía curiosidad por saber cómo serían. Yo me imaginaba algo como un sello feote pegado de mala manera, pero me sorprendió ver que era una pegatina que ocupa una página entera, muy parecida a la página de datos del pasaporte (y bastante bien pegada, se ve que se esmeraron).

Mi llave para entrar (y quedarme) en Japón

Mi llave para entrar (y quedarme) en Japón

Ahora el trámite burocrático más importante que me queda por hacer en tierras hispánicas es buscarme un seguro para el primer mes de estancia (otro muerto de 200 kilos), ya que una vez allí nos podemos hacer uno del gobierno (así nos pueden implantar chips y hacer experimentos extraños sin que nos quejemos). Espero poder tenerlo arreglado la semana que viene, aunque aún no se muy bien cómo me lo montaré :?.

Aparte de esto rellené un par de formularios que me envió la universidad para que me apuntase a algunos programas interculturales. Concretamente son el Home Visit Program, que se trata de visitar una familia japonesa algunos fines de semana para que los que nos alojamos en residencia podamos interactuar un poco con la vida familiar del país, y el Speaking Partner Program, en que se nos asignará un estudiante nativo de la universidad para que podamos practicar conversación y para que nos pueda ayudar a adaptarnos a la vida nipona (trámites burocráticos, cómo comprarse un móvil…). Además hay alguna otra actividad a la que nos podemos apuntar una vez hayamos llegado, como la visita a Kyoto que se hace el día 4 de Setiembre  (sin duda un must do), o el Experience Japan Program, que consistirá una serie de actividades culturales que se irán organizando a lo largo del curso.

¡¡Ay, que ganas de empezar con todo!! (y de acabar con los papeleos de una puñetera vez, aunque me temo que me perseguirán durante todo el año).

Y bueno, este viernes pasaré a matricularme a la UAB (pequeño detalle) y tendré otra cosa más hecha. A ver si la próxima vez hablo por fin del tema del alojamiento, aunque la verdad no se si esperar a que me confirmen cuál será mi residencia… no sé, ya veremos.

Hasta entonces, un saludo a todos los lectores.

もうすぐ日本に出かける!