De camino a Kansai

5 09 2009

Parece mentira pero ya hace una semana que llegué a Japón. La verdad es que han pasado muchas cosas en este período y los días han pasado volando. Primero de todo siento haber tardado tanto en escribir, pero la verdad es que en los pocos momentos libres que tenía entre reuniones y demás tareas me sentía demasiado cansado para ponerme a escribir.

Así pues no me ando con más rodeos y empiezo resumiendo un poco lo que ha pasado durante estos días. ¡Que empieze el viaje!

P1010239

Barcelona - Helsinki, el primer paso

El primer viaje fue bastante normalillo, no se me hizo excesivamente largo. Los primeros “contratiempos” surgieron en el mismo aeropuerto de Barcelona cuando los guardias civiles me notaron algo “raro” en los pantalones y tuvieron que examinarme ¬¬ En fin, simplemente llevaba algo de dinero y al comprobarlo me dejaron ir.

Adiós Barcelona

Adiós Barcelona

Este vuelo fue el mejor en cuanto a vistas, ya que se veían una gran variedad de paisajes desde la ventanilla. Montañas, lagos, prados, a saber…

P1010257

P1010260

En Helsinki nos tuvimos que esperar un par de horas, tiempo de sobra para aburrirse en este miniaeropuerto en que las pocas tiendas que hay están repetidas. Pero bueno, poco antes de la hora de embarcar ya se empezaron a concentrar japoneses ahí, muchos de ellos adolescentes que volverían de un viaje del instituto o algo así (eso es un viaje, y no el que hize con mi instituto a Burgos).

Sobre el avión Helsinki – Osaka, qué decir. Era estrecho, incómodo, y no se podia ver nada por la ventanilla, ya fuese por las nuves predominantes, los tropocientosmil metros de altura a los que volábamos, o simplemente a que la mayoría de tiempo que duró el vuelo era de noche. El hecho de tener un tipo con pinta de yakuza al lado (americana oscura con botones dorados un par de tallas demasiado grande, pantalones beige que no pegaban nada y una desconcertante camisa verde con lunares blancos). Como única vía de entretenimiento me quedaba la “cónsola” que había en cada asiento en la que supuestamente podíamos ver pelis, escuchar música y jugar a videojuegos. La única peli que tenían en español era Dragon Ball Evolution, y con esto ya está todo dicho… Intenté mirar una peli japonesa pero era muy larga y lenta y la dejé, después probé con Watchmen, pero no entendía un pijo de lo que decían y los subtítulos en mandarin me sacaron de quicio. En fin, ¿qué quedaba? ¡Ah sí, los videojuegos! Si os divierte jugar a La Serpiente, a Golf, al solitario estáis de enhorabuena, pero a mi estos juegos con gráficos de 386 no me decían nada. Mejor hubiese sido que hubiesen puesto una NES con el Mario Bros. Al final me limité a escuchar algo de música mientras intentaba dormir (algo que no conseguí), siempre que no se les colgaba el sistema.

¿Quién dice que el Linux no se cuelga?

¿Quién dice que el Linux no se cuelga?

Lo más entretenido resultó ser ir siguiendo el GPS que nos decía por dónde pasábamos, poca cosa más podía hacer.

A punto de llegar

A punto de llegar

Por fin, alrededor de las 10 de la mañana (hora japonesa), el avión llegó a su destino, aunque de lo nublado que estaba no pude ver tierra hasta que prácticamente hubimos aterrizado. Pero bueno, después de tanto tiempo de espera ya había llegado en Japón, donde me esperaba una nueva vida que justo he empezado!

This is Japan! El suelo nos lo dice

This is Japan! El suelo nos lo dice

Por ahora lo dejo aquí, pero prometo continuar pronto con la llegada a Hirakata, la ciudad/pueblucho que me ha acogido 😛

¡Hasta pronto!