Continuando con los preparativos

7 07 2009

Poco a poco voy preparando las cosas que tengo que llevarme, aunque la sensación de desconcierto es creciente. Simplemente me cuesta imaginar lo que voy a necesitar y temo acabarme olvidándome de alguna cosa importante, por lo que empiezo a sentirme algo inquieto. Aun así intento centrarme para aprovechar bien el tiempo que me queda antes de partir (apenas un mes y medio).

Las últimas semanas de exámenes y trabajos, que comportaron muchas horas de lectura y ordenador, me dejaron la vista algo trastornada, así que intento evitar estar demasiado rato delante del monitor. De todos modos mi capacidad de concentración continúa algo mermada y no me deja hacer algunas cosas como meterme más de lleno en los preparativos o estudiar japonés, pero bueno, espero que en unos días se me acabe pasando y pueda ponerme en ello.

Estos últimos días no he hecho gran cosa, la verdad. Fui a mirar maletas pero como no tengo idea del tema no me aclaré, así que lo tengo aún pendiente aunque espero solucionarlo esta semana. Algunas cosas que sí tengo, como avanzé en la anterior entrada, son la mochila y las toallas. La mochila realmente me hacía falta, ya que la mía, además de seguirme desde el instituto, ya tiene más agujeros que un gruyere y no es plan de ir así de haraposo por Japón. Por suerte encontré una que creo que me irá bien. Ligera, robusta, y encima puedo llevar el portátil en ella, creo que no se puede pedir más.

Sólo le falta el bolsillo de Doraemon

Sólo le falta el bolsillo de Doraemon

El tema de las toallas puede parecer una estupidez, pero quería comentarlo porque creo que la microfibra es un gran invento para los viajeros. Estas pesan menos de la mitad que las normales y ocupan nada y menos. A primera vista parecen gamuzas para quitar el polvo, pero por lo que he visto son realmente muy prácticas y me dejarán un espacio libre y valioso dentro de la maleta (no se si llenaré los 30 kilos permitidos pero prefiero ir sobre seguro).

Son toallas, de verdad

Son toallas, de verdad

Y poco más puedo decir por ahora. Hoy me he comprado un ratón para el portátil y me he preparado un compendio de diccionarios y libros de gramática digitalizados para lo que pueda pasar, nunca está de más ir preparado. Espero poder reemprender pronto el estudio para evitar que mi japonés se oxide aún más, ya que quiero disfrutar al máximo mi estancia, y ello depende en gran parte de mi facilidad para desenvolverme bien en japonés, algo que deseo profundamente.

Espero llevar noticias más interesantes en la próxima entrada, aunque ya sabéis que lo bueno empezará el 28 de Agosto. Así pues, ¡nos leemos hasta entonces!